Partido Popular Danés Programa

Programa de octubre de 2002

Me complace presentar el Programa del Partido Popular Danés.

La clara línea que sigue el Programa es, como siempre, nuestra fuerte y comprometida mentalidad nacionalista.

Los militantes del Partido Popular Danés estamos orgullosos de Dinamarca, amamos nuestra patria, y sentimos la obligación histórica de velar por el país, su población y el patrimonio danés.

A esta obligación va unida la necesidad de una defensa fuerte y de unas fronteras seguras y bien defendidas. El país sólo podrá evolucionar de acuerdo con la voluntad de su población en una Dinamarca libre.

Cordialmente

Kristian Thulesen Dahl
 
 

El objetivo del Partido Popular Danés es mantener la independencia de Dinamarca, asegurar la libertad de la población danesa en su propio país, así como defender y consolidar la democracia y la monarquía.

Estamos comprometidos con nuestro patrimonio cultural danés y con la responsabilidad que nos vincula a unos con otros como nación. Por ello nuestra intención es fortalecer la seguridad interna y externa del país.

Deseamos un país compuesto de ciudadanos daneses libres, a quienes se brinde la posibilidad de vivir en prosperidad y decidir por sí mismos; pero al mismo tiempo, el Estado debe comprometerse a ayudar a aquellos daneses que se encuentran en dificultades, y ayudarles a alcanzar unas condiciones de vida aceptables.

Deseamos que el país y la democracia se desarrollen en libertad, y nos opondremos a todo intento de limitar la democracia y las libertades de los ciudadanos.

El Partido Popular Danés desea tener un papel activo en la democracia. En el Folketing danés y en los consejos municipales nuestra intención es trabajar con ahínco – colaborando con otros partidos – para que se aplique el mayor número posible de nuestras políticas.

 

Debemos conservar la monarquía constitucional en Dinamarca.

Consideramos la Constitución del Reino de Dinamarca como el fundamento de la democracia, que debe seguir desarrollándose mediante una democracia más directa.

Es nuestro deseo que se mantenga la unidad nacional mientras así lo desee la población danesa, y mientras las poblaciones groenlandesa y feroesa deseen seguir formando parte de dicha unidad.

 

La Iglesia Nacional es la iglesia del pueblo danés.

El cristianismo tiene raíces centenarias en Dinamarca, y es inseparable de la vida cotidiana de la población. La importancia que ha tenido y tiene el cristianismo es enorme y caracteriza el modo de vida de los daneses. Durante siglos ha servido a la población de guía y norma.

El cristianismo hace una clara distinción entre el mundo secular y el de la fe – una distinción que tiene una importancia decisiva para la evolución de un país – para la libertad, la transparencia y la democracia.

El Partido Popular Danés desea que el Estado apoye a la Iglesia Nacional. Esto no contraviene la libertad general de religión, de la que somos partidarios... y defensores.

 

La independencia y la libertad del país es el objetivo más importante de la política exterior danesa.

El Partido Popular Danés desea una cooperación amistosa y dinámica con naciones democráticas y amantes de la libertad en todo el mundo, pero no aceptamos que Dinamarca ceda su soberanía.

Como consecuencia, el Partido Popular Danés es contrario a la Unión Europea.

Nos parecen esenciales las libertades fundamentales, como son la libertad de expresión, de asociación y de culto, al tiempo que destacamos la importancia de que se apliquen asimismo dichas libertades en otras naciones.

Dinamarca debe, como nación libre e independiente, formar parte de la Alianza Atlántica, a la cual debe aportar las contribuciones necesarias. En esta línea, trabajaremos en favor de una defensa auténtica y eficaz, formada por fuerzas de tierra, mar y aire y por la milicia nacional.

Apoyamos la adhesión de Dinamarca a las Naciones Unidas, que deben trabajar en favor de la coexistencia pacífica entre sus Estados miembros, así como garantizar que se haga llegar ayuda a personas necesitadas como consecuencia de guerras, conflictos civiles y hambrunas o catástrofes naturales.

 

El mantenimiento de la ley y el orden es de importancia capital en una sociedad de derecho. En consecuencia, debe haber coherencia entre delitos y sanciones.

Para el sentido de la justicia de los ciudadanos es de gran importancia que los delitos vayan seguidos, eficaz y rápidamente, de sentencias y sanciones. Deberán asignarse los recursos necesarios a los trabajos de prevención e investigación.

 

El país se basa en el patrimonio cultural danés, y por ello debe mantenerse y consolidarse la cultura danesa.

La cultura es la suma de la historia, experiencias, religión, lengua y costumbres del pueblo danés. La conservación y el desarrollo de esta cultura es requisito indispensable para que el país continúe siendo una sociedad libre y civilizada.

En consecuencia, deseamos que se aprueben amplias medidas para consolidar la cultura danesa en todo el mundo. Deben asignarse recursos morales, políticos y económicos a las minorías danesas que viven fuera de las fronteras de Dinamarca.

 

Dinamarca no es un país de inmigración y nunca lo ha sido. En consecuencia, no aceptaremos que el país adquiera un carácter multiétnico.

Dinamarca es el país de los daneses y debe ofrecer a los ciudadanos la posibilidad de vivir en un Estado de derecho, que evolucione en armonía con la cultura danesa.

Deberá integrarse a los extranjeros en la sociedad danesa a condición de que dicha integración no ponga en peligro la seguridad y la democracia.

Deberán limitarse las posibilidades de nacionalización de los ciudadanos extranjeros, con arreglo a normas especiales y de conformidad con las disposiciones que recoge la Constitución.

 

Toda persona que lo necesite deberá recibir ayuda mediante un sistema eficaz de protección social y sanitaria.

La atención y el cuidado de personas de edad avanzada y de personas con discapacidad es un deber público. Debe garantizarse que estos grupos de ciudadanos disfruten de una vida digna y segura en condiciones homogéneas en todo el país.

La atención sanitaria y el sistema hospitalario deben presentar el nivel más elevado posible y, por principio, ser públicos y financiados con los ingresos fiscales. Debe darse primacía a los cuidados preventivos.

 

La familia es el núcleo de la sociedad danesa.

Dinamarca depende de las condiciones que se brindan a las familias. Los lazos que unen a los cónyuges, a los hijos con sus padres, son la piedra angular del país y tienen gran importancia para su futuro. Por ello deben garantizarse a las familias las mejores condiciones posibles de vida.

 

Un requisito previo para el desarrollo del país es un sistema educativo del más alto nivel.

El Partido Popular Danés da una gran prioridad a la enseñanza, la educación y la investigación. Debe poderse elegir libremente entre enseñanza pública y privada. Deben aportarse a los alumnos conocimientos útiles – incluida la comprensión de los antecedentes culturales e históricos para la evolución del país y de sus propias vidas futuras como ciudadanos en Dinamarca.

Atribuimos el mismo valor al trabajo manual que al intelectual a efectos de la continuación del desarrollo dinámico del país. El sistema de educación deberá organizarse de forma que se preste atención a la capacidad, habilidad e intereses de cada alumno.

 

El bienestar del país depende del esfuerzo global de la población danesa.

El bienestar del país deben crearlo las personas activas y trabajadoras colaborando entre sí. El bienestar depende de que una gran parte de la población masculina y femenina tenga un empleo, sin olvidar que dicho bienestar depende de la calidad que caracteriza a la fuerza de trabajo danesa.

El país necesita mano de obra, y la sociedad debe estar organizada de forma que los ciudadanos sean conscientes de que la laboriosidad y la profesionalidad son rentables.

 

Debemos proteger la naturaleza.

Trabajaremos para que, tanto esta generación como las futuras, puedan vivir en un medio ambiente sano y limpio.

El desarrollo del país deberá tener lugar en armonía con la naturaleza, y teniendo muy en cuenta las consecuencias a largo plazo de nuestro modo de vida.

Asimismo trabajaremos, tanto a escala nacional como internacional, por que la forma en que se tratan los recursos del planeta se caracterice por la precaución, la previsión y la responsabilidad. En este sentido, destacamos además el cuidado de la naturaleza y de todos los seres vivos de los que, en nuestro papel de administradores de las riquezas del planeta, somos responsables.
Scroll to top